El miedo

Hace un par de semanas Garcés presentó su nuevo libro en el bar. Una novela que me parece tiene mucho de autobiográfica. La voy leyendo de a puchitos, cuando me hago un hueco entre mis obligaciones cotidianas. Una de esas obligaciones, desde hace el mismo par de semanas que presentamos el libro de Garcés, consiste en tratar de averiguar como se hace para cobrarle a una editorial gigante como Random House Mondadori, lo que consumieron en un bar de una editorial chiquita como Orsai. Parece imposible.
La novela se llama “El miedo” y tiene en la portada una copa de vino tinto que se rompe y parece que se explota por el aire. Una copa de vino tinto igualita a las cien copas que Mondadori le contrató a Orsai para la presentación del libro. Orsai, como siempre, no cobra nada mas que las copas. No hace falta alquilar el lugar. Pagar anticipo. Nada.
Mondadori pidió proyector, porque ellos no tenian. Orsai dijo que si, que estaba para ser usado. Pidió microfonos y otra vez, que si, que los usen. Todo eso fue antes del evento.
Yo creo que todos somos buenos, por default venimos bien de fábrica. Despues la vida, o la sociedad, o algo, nos vuelve mas o menos hijos de puta. Nos pone mas cerca de Orsai, o mas cerca de Mondadori.

El miedo se llama el libro nuevo de Gonzalo. El miedo de Gonzalo -me parece- debe ser que te publique RHM. No saber nunca nada hasta último momento. El día de la presentación el miedo de Gonzalo era eso. No saber.
Un rato antes del evento la gente de Mondadori paso por el bar. Les abrí la puerta y me preguntaron si yo era Garces. Mondadori. Los que lo editan. No lo conocian.
Dejaron un cartel con la tapa del libro y se fueron.
Al ratito llego Gonzalo y le conté que me confundieron con el, o que mejor dicho, ellos no tenian ni puta idea de la cara de Garcés y creyeron que yo, que les abria el bar, era el. Se cagó de risa. Me dijo que tendría que haber seguido el juego y me contó una anecdota sobre como los hizo entrar a Cayota y al Chiri en un juego parecido…
Mas tarde volvieron los de RHM, trajeron un hombrecorbata para vender los libros de Gonzalo durante la presentación. Lo sentaron cerca de la barra, le dijeron ese de alla es Garcés, el autor(ahora ya lo conocian). Trata de vender mucho.

Gonzalo chateo en público con Cayota, que salía por la pantalla gigante, en pijama y armando cuete. En esa misma pantalla, nosotros pasamos en loop el video de la TED donde Hernán cuenta tembloroso la historia de como un blog puede convertirse en cualquier cosa.
Gonzalo le contó a la audiencia como el Chiri le dió una noche inolvidable en Mercedes. O como el Chiri le dio, a secas. Pocos sabían que Chiri era el canoso que desde la barra escuchaba la anécdota con una cerveza en la mano.
Después siguió subiendo gente al escenario. Todos escuchaban atentos. Todos menos la mesa de Mondadori, que comía y tomaba en el patio, hablando de cualquier otra cosa.
Terminó la presentación y el hombre corbata levantó todos los libros y desapareció. La gente no sabía dónde comprar El Miedo. Me lo pedían a mí en la barra y no sabía que decirles. Cuando quise preguntarle a la gente de Mondadori, me di cuenta que ellos también habían desaparecido. Sin pagar.
Mas tarde esa misma noche me lo crucé a Gonzalo, deambulando por el bar, hablando con amigos y pasándola bien. Me preguntó si había salido todo bien y le conté la mágica y misteriosa desaparición de la troupe Mondadoriana. Nos reímos al tiempo que deciamos quijosdeputa. Garces sacó un libro de su mochila y escribió una dedicatoria:

“Para Tonga. capo del Bar Orsai, y compañero de desgracias a manos de Random House, Ltd. Con un abrazo fuerte, Gonzalo”

De reojo me mire la espalda en un espejo del patio y tenia puesta una remera negra con una frase impresa en tipografia georgia. Nadie en el medio

Anuncios

9 pensamientos en “El miedo

  1. Doy fe de la desaparición de los miembros del staff de Mondadori. Fui una de las que quiso comprar el libro una vez finalizada la presentación, que es como se estila. Es una pena que demuestren tan poco cuidado con los autores, pero ya es de una terrible caradurez irse sin pagar. Este post merece estar en el blog de Orsai. Besos!!

  2. Estuve presente. El vendedor de Mondadori se hizo humo… Pregunto… a estas alturas de Orsai, el amigo Garcés, por qué no publica en Orsai? Buenísimo texto, Tonga, sobre todo porque es muy difícil escribir desde la bronca… un cariño. p.d. Supongo que la diferencia que hay entre el libro y la gráfica, es otra hilachita que dejó entrever Mondadori… Aguante Editorial Orsai!!!

  3. Ahora entiendo todo, con razón la cuenta del otro día nos dio $1.250,00 . Nosotros gastamos $250,00 y nos cobraste lo que no te pagaron los ratas de Mondadori. ¡Genio! Tenés buen timing, sabes que a cierta hora, borrachos, pagamos lo que sea.

  4. Sicarios es una palabra exagerada, pero un sustito y que se le anude la garganta sin que haga falta una corbata estaría bien, ¿no?
    Abogado tenemos, je.

  5. En mi barrio eso se llama mala leche.
    Hoy los ves en una Feria del Libro con groso stand…
    No podés!!
    Un poco de decoro…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s