Los porteños y las bicis

Hace un par de semanas empecé a usar nuevamente la bici como medio de transporte para hacer el recorrido casa-trabajo, y mientras me decido por cual bici comprar, estoy usando las bicis amarillas que Worlicek, el de un auto menos, le vendió al Gobierno Porteño doblando el precio que salen en el mercado minorista. Y ademas de usar las bicis amarillas, estoy intentando usar las bicisendas. Con bastante poco éxito. Tan poco éxito que las abandoné al día tres, cuando un taxi casi atropella a una señora que reaccionó a mi grito de ¡bicisendaaaa! avanzando al medio de la calle en lugar de subir a la vereda.
Ahí decidí que era mas seguro ir por igual carril y dirección que el resto del tránsito.
 
¿Que onda con los porteños que van arriba de un auto? 
 
Yo creo que el problema con esos tipos, es que se compraron un Vento con motor dospuntocinco multipuntoinyección y de golpe se encuentran ahi, parados, suspendidos como una marabunta que quiere pero no puede ir a ninguna parte. Y uno pasa por al lado, rozandole el espejo retrovisor, ganando diez minutos de tiempo con los hijos, diez minutos de tiempo que el tipo del Vento pierde escuchando a Ari Paluch y mirando la patente inmovil del Audi de adelante. Y es ahí, es en ese momento en el que se da cuenta que ir a la oficina con el Vento lo hace un poco mas pelotudo, y no un poco mas poderoso como el creía cuando se lo compró y eligió el tapizado de cuero, ni un poco mas omnipotente como cuando se lo mostró en el garaje de la oficina a sus empleados que recién se bajaban del subte en hora pico. 
 
Entonces mete el volantazo, cruza la trompa del Vento para que las bicicletas no puedan pasar, para que sufran el tráfico como el lo sufre. Porque el tipo no se da cuenta que el tráfico son también el y su Vento. El tipo está convencido que muchos de los autos que no lo dejan avanzar son pobres infelices que tendrían que venir a trabajar en transporte público. La calle debería ser toda para el y su Vento. 
Los otros, los pobres infelices de los autos que lo rodean, piensan igual. Y mientras ellos piensan desde sus fortalezas móviles y polarizadas, yo paso con la bici y el viento pegándome en la cara y los veinte minutos extras que me gano para jugar con mi hija y que se me notan en la sonrisa. Por eso cruzan el auto, por eso intentan bloquear el carril preferencial para bicicletas.
 
Mientras freno en el semáforo los miro en ese acto reflejo de decir que no con el dedito al pibe que vende carilinas, al pendejo que manguea una moneda después de hacer malabares con tres pelotitas, y por último, y ya con cierta cara de orto, al que se acerca atemorizante con la botella en una mano y el escurridor en la otra. 
 
La luz cambia y mientras hago el primer cuarto de vuelta de pedal, el Vento sale disparado porque tiene potencia y motor dospuntocinco multipuntoinyección. Treinta metros mas adelante le paso por al lado, bien finito porque no me deja mucho espacio. El cree que le voy a tocar su Vento sagrado y ante la presunción aprovecha y me manda bienalareputisimamadrequemerecontramilpariocagando, o algo asi. Mi primer reacción es devolverle la puteada, pero cuando estoy por terminar mi respuesta, cambio la última silaba, y en vez de DA, le digo CI.
 
¡COMPRATE UNA BICI!
 
Que se yo, por ahi funciona.

2 pensamientos en “Los porteños y las bicis

  1. Perfecto Tonga, comparto totalmente tu punto de vista.
    Estuve muchas veces en el lugar del vento… dan ganas de bajarte del auto, empezar a apretarlo hasta que entre en el bolsillo y seguir caminando!

  2. Muy bueno, Tonga. Terminé de leer con una sonrisa cómplice: clara señal de que el relato llegó a donde tenía que llegar. Recién descubro tu blog por medio del de Villacresporker. Ta’ bueno, loco. Vamos a volver.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s