Una patada en el hígado

Volví. Nunca quise irme, pero a veces es mejor llamarse a silencio por un tiempo. Como siempre, no pude cumplir con mi autopromesa de postear al menos una receta por semana, y eso me jode las pelotas, pero bue… es lo que hay.

Y como las últimas recetas eran violentas, hoy el regreso es con una receta sana: “Hígado a la mostaza”, o como dice mi hija, higádo.

Lo mas importante, es tener un carnicero amigo que entienda que el hígado lo vamos a comer nosotros y no es para el gato. Esto descarta de lleno la idea de comprar hígado en Coto, Carrefour o Avicar. Consigan un carnicero de confianza, y cualquier receta tiene el 50% de éxito asegurado. El mio, Juan, trae hígado fresco los martes. Yo le pido tres bifecitos, con eso comen tres personas.

Lo primero que hago es cortarlos en cubos grandes, ponerlos en un bowl y agregarle tres cucharadas abundantes de mostaza*, una cucharadita de extracto de tomate, aceite de oliva, pimienta verde y sal. Después corto tres cebollas en rodajas gruesas y un morrón de la misma forma, y rehogo todo en un sarten grande con aceite de oliva y manteca. Cuando la cebolla empieza a transparentar, le agrego una cuchara de azucar, un diente de ajo entero y una hoja de laurel. Mientras espero que la cebolla se dore, en una ollita chica pongo a hervir agua con apio, zanahoria y puerro (aunque vale hacer lo mismo con un caldo de verdura comprado, pero ya saben el riesgo)

*cuando digo mostaza, me refiero a usar mostaza de verdad. Pero si no tenés, duplica la cantidad y usa Savora. No es lo mismo, pero funciona bastante bien.

Dorada la cebolla, le agrego el hígado cortado que tenia en el bowl, y revuelvo un poco con cuchara de madera. Un par de minutos nada mas, y agrego una cuchara de harina, que va a servir para espesar la preparación. Vuelvo a revolver y cubro la preparación con el caldo, bajo el fuego a minimo y dejo evaporar el liquido.

(Habitualmente con esa tanda de liquido alcanza, aunque si tu fuego minimo es muy fuerte, quizas necesites agregar un poco mas de líquido. Para saberlo, solo tenes que sacar uno de los cubos de hígado, cortarlo y chequear si esta cocido.)}

Una vez que el hígado esta cocido y el liquido se evaporó, apagas el fuego, agregas una buena cuchara de manteca, y perejil picado. Se acompaña muy bien con arroz blanco o puré de papas.

ImagenImagen de georgianrecipes.net

 

Anuncios

Un pensamiento en “Una patada en el hígado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s